Jornadas contra las “elecciones universitarias” a Claustro de la USAL

El pasado miércoles 25 de noviembre se celebraron las elecciones universitarias a Claustro y desde la FEL quisimos mostrar nuestro máximo desprecio hacia esta, organizando una jornada de abstención e información por algunas facultades sobre la falsedad de esta. Sin desconfiar de la buena intención de aquellas compañeras que se presentan a las mismas, encontramos en este proceso un esperpento ridículo.

Para empezar la poca disimulada opacidad del proceso, que provoca lógicamente una nula participación de las estudiantes. En marzo de 2014, en las pasadas elecciones al Claustro, la participación entre el estudiantado fue del 5,89%, sólo superándose en dos centros algo más de un cuarto del censo. En otras palabras, la pretendida representación total de las estudiantes se reduce en la realidad  a poco más de una de cada veinte, una de cada veinte durante un segundo se representan a si mismas y a las otras diecinueve. No tiene sentido.

En cuanto al Claustro,  las elecciones siguen un modelo estamental arcaico, dividiendo intencionadamente los intereses del estudiantado, PDI y PAS. Además, la proporción es claramente desigual, de los 300 claustrales de la USAL les corresponden al “profesorado doctor con vinculación permanente” 158 y 34 más a otras profesoras frente a los 80 del alumnado, 26 del PAS y dos de investigadores en doctorado. En otras palabras, la hegemonía total del profesorado con plaza fija en la Universidad. Teniendo en cuenta que somos la mayoría de la comunidad universitaria es una desproporción: el estudiantado y el PDI acuden como invitados de piedra a un grupo de representación en el que están garantizados los intereses y la hegemonía del profesorado.

A todo esto, hay que sumar la superposición de otros órganos como el Consejo Social  con competencias cada vez mayores frente al claustro y con intervención de las grandes empresas. Por citar un ejemplo, el presidente del Consejo Social de la USAL, José Ignacio Sánchez Galán,    es el actual presidente de la empresa energética Iberdrola. El presidente de una entidad privada, prácticamente dirige una universidad “pública”.

Como anarquistas, desde la FEL, desconfiamos de toda delegación de poder, y teniendo en cuenta todo esto, en este caso sólo se puede llegar a una conclusión: se ríen de nosotras. Participar en estas elecciones, en este paripé, sólo sirve para legitimar una farsa de democracia universitaria; dar sustento a un monstruo burocrático que nos roba (esfuerzo inútil, tiempo y dinero), reprime y aborrega como serviciales futuras buenas becarias y emprendedoras.

Así pues, afirmamos que este no es el camino. Lo que realmente les duele no es una alta participación sino todo lo contrario: la autoorganización del estudiantado en asambleas y su lucha en la calle haciéndoles notar nuestros gritos en sus nucas.

¡URNAS VACÍAS! ¡ABSTENCIÓN CONSCIENTE Y ACTIVA! ¡TODO EL PODER PARA LAS ASAMBLEAS! ¡LUCHAR, CREAR, CONSTRUIR PODER POPULAR!

CUpuZxXXAAAciTb CARTEL ABSTENCION USAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *